Música | El Columpio Asesino

Fotografías realizadas por Antonio "Nono" Rodríguez y Alvaro José García Obradors.

Al más puro estilo Tarantino, El Columpio Asesino “lo ha vuelto a hacer”. Y no lo digo en plan coletilla para iniciar esta crónica, sino porque su concierto del pasado viernes 28 de noviembre en el Ocho y Medio Club supone su segundo show en tan solo dos semanas en la misma sala de la misma ciudad.

Doblete por lo tanto de los navarros en la capital resuelto con éxito vista la buena entrada que presentaba la sala este fin de semana –tras agotar entradas el 14 de noviembre-, algo nada fácil de conseguir para una banda que produce una música tan elitista y difícil de escuchar para el público de masas.

Como ya comenté en la previa, gran parte de la culpa de estos datos la tiene su mega-hit “Toro” –creo que esto es innegable-, y es que se pudo ver en el concierto que mucha gente se planta allí y justifica su entrada simplemente por los cerca de cuatro minutitos que dura este temazo. Quieren bailar toda la noche, quieren irse a Berlín sin reproches, siempre les gustaron largas, han oído esta canción millones de veces en sus casas y la quieren escuchar en directo. Y es que se notó una clara diferencia de implicación del público respecto a este tema y a todos los restantes, que probablemente no tuvieron ni la mitad de aceptación que “Toro” entre los allí presentes.

De todas formas, cuando vas a un concierto de El Columpio Asesino, sabes a lo que vas. Avalados por una larga trayectoria llena de éxito, producen letras farragosas, se llenan de luces oscuras, emiten voces graves y no fallan en sus directos.

Empezaron su setlist con una pequeña Intro, para seguidamente dar rienda suelta a “Babel, primer single de su quinto disco “Ballenas muertas en San Sebastián”, del sello Mushroom Pillow. Y fue un buen comienzo, porque es de lo mejorcito de este álbum que presentan en su actual gira (mira aquí el resto de conciertos programados alrededor del país)… Nos gusta tratar de imitar esa voz inimitable del colega calvo –que por cierto, pocas veces se ve a un batería llevando la responsabilidad vocal de un grupo, compartida en este caso con Cristina, única mujer entre tanto pito-, así como nos gusta el videoclip que pone imagen a Babel en el que dos “MILFs” o “MQMF” o “señoras mayores tetonas” juegan al tenis con fiereza. Ou yeah.

Entre canción y canción, baile y no baile, El Columpio Asesino contó con la compañía sobre el escenario de La China Patino –explosiva y cachonda actriz, cantante y bailarina que forma parte de la banda anglo-española Cycle- y de uno de los componentes de León Benavente, que tuvo la suerte de disfrutar el momentazo que tiene que ser tocar “Toro” justo antes de los bises cuando absolutamente todo el mundo lo está esperando.

Nada nuevo en la oficina de El Columpio Asesino. En definitiva, buen concierto y buen doblete con el que estos navarros han deleitado a Madrid en esta gira de presentación que prevé seguir dando mucho que hablar. Sin ir más lejos, acaban de ser confirmados para tocar el 14 de marzo en el Vive Latino de México, que celebra su decimosexta edición y que se define por méritos propios como uno de los festivales de rock latino de Latinoamérica más cotizados.

¡Cuate, aquí hay tomate!

Marcos Iñigo