Música | El Columpio Asesino

Lugar: Ocho y Medio Club (Sala But)

Precio: 14€ entrada anticipada / 18€ en taquilla (Compra tus entradas aquí).

Hora: 20:00 apertura de puertas

Con una trayectoria más larga que una jirafa de puntillas y tras reventar Madrid el pasado 14 de noviembre agotando entradas en el Ocho y Medio Club (Sala But), El Columpio Asesino nos brinda la oportunidad de volver a ver su explosivo y oscuro directo el próximo 28 de este mismo mes en la misma sala. (Aquí podéis ver el resto de conciertos programados alrededor del país).

Estos navarros se encuentran inmersos en la gira de su quinto disco “Ballenas muertas en San Sebastián”, el segundo de su carrera bajo el sello Mushroom Pillow –el quinto en total-, y si bien es verdad que no tienen nada que demostrar, todo ha cambiado desde su exitoso “Diamantes” y su mega-hit “Toro”.

Mención aparte para “Toro

Bueno, bueno, bueno… ¿Qué convierte a “Toro” en un puto temazo? Su “Te voy a hacer bailar toda la noche” te hace moverte más que tener lombrices en el culo, y esto poco tiene que ver con la línea habitual de la banda. Se remixea y se remixeará hasta la saciedad, y esto poco tiene que ver con la línea habitual de las canciones de la banda. Llega a un público más general y de masas, que busca menos la introspección y se queda en un concepto más pop… y esto poco tiene que ver con la línea habitual de los enamorados de la banda.

Sea como fuere y aunque fuera sin querer, advierto que “Toro” solo hay y probablemente habrá uno en la historia de El Columpio Asesino, y tenemos que decir: bravo, bravo, bravo (tres veces) por aportar al mundo musical esa maravilla.

Edison será recordado por patentar la bombilla,  Jorge Berrocal por su “¿Quién me pone la pierna encima para que no levante cabeza?, ¿QUIÉN?”, y El Columpio Asesino por “Toro”. Quizá no por ese orden, pero las cosas son así.

Ballenas muertas en San Sebastián

Sacado quizá de un titular de National Geographic, “Ballenas muertas en San Sebastián” es un disco lleno de detalles que supone una representación cultural de la situación actual de la sociedad.

Este LP grabado durante tres meses en un pequeño pueblo de la montaña prepirenaica Navarra en una casa prácticamente en ruinas sin cobertura ni Internet, supone la radicalización de los conceptos que han hecho únicos a El Columpio Asesino. Y es que más allá de sus oscuras influencias musicales –desde el underground neoyorkino de finales de los 70 (Suicide) hasta grupos kraut (Beak), industriales (Einstürzende Neubaten) o tecno pop (Soft Cell)-, a esta banda le rodea un aura especial que hace claramente que les ames o les odies.

Porque no se cortan… porque se implican con la sociedad que les ha tocado vivir y entienden que deben implicarse con esta situación de desasosiego que nos rodea. Y el malestar y el oscurantismo que define a los valores sociales actuales se refleja claramente en su forma de hacer música, y especialmente en este disco.

            *Os reto a tratar de hacerles reír durante el concierto. Es más difícil que conseguir una mueca de un Guardia Real Británico. Más difícil que enderezar la nariz de Belén Esteban… más raro que un Biernes con “B”.

Son claros, son directos y si tuviera que definirles con una sola palabra sería “coherencia”. Y te soy sincero… si te vas a comprar la entrada para escuchar “Toro”, quizá es mejor que te la pongas en tu iPad mientras te duchas para salir al Independance a pillar algún chochete.

Si por el contrario quieres ensimismarte con una atmósfera de arte que traspasa lo musical y se adentra en terrenos que tocan con crudeza lo emocional, arañándote el corazón y llenando de ruidos tu mente, El Columpio Asesino son tu banda, y el Ocho y Medio Club es tu sitio. 

Marcos Iñigo