MÚSICA | CRÓNICA DE IS TROPICAL

Cómo nos gusta lo que nos gusta. Llevábamos ya unos días soñando con melenas largas, con tetas, con niños disparándose con pistolas de agua y con tetas otra vez, nerviositos perdidos por ver a Is Tropical en directo y como protagonistas totales de la noche y no como teloneros, puesto que lo que se le exige a una banda en una u otra situación no se mide con el mismo rasero.

Y ahí estábamos nosotros el pasado 25 de octubre, a las puertas del Ochoymedio (Sala But) con la tripa llena de zumo de cebada… y cerveza, mucha cerveza, preparados para disfrutar del show que los londinenses tuvieran preparados para nosotros.

Bien es verdad que Is Tropical -aquí su Bandcamp- no es un grupo que impresione especialmente por un directo muy técnico o musicalmente perfecto, pero es que tampoco parece que ese sea su objetivo.

Son jóvenes y se lo pasan bien haciendo lo que hacen, pero no en plan Pablo Motos, que se lo pasa bien hablando con dos hormigas moradas mientras el espectador se aburre, sino que ellos consiguen que te lo pases bien con ellos, contagiando su buen espíritu en todos sus conciertos, sin parar de moverse por todo el escenario en todo momento creando un clima que invita con toda su vivacidad a pedirte otra ronda.

Durante el concierto predominaron temas de su segundo disco I’m leaving (2013), y fue en estos casos donde la sala se vino arriba sin ningún miramiento. Yellow Teeth, Lover’s Cave o Leave the Party son temazos, y eso es así aquí o en La Cochinchina –zona de extraordinaria riqueza arrocera- y así se vivió en la sala.

Y aunque con The Greeks –del disco debut Native To- el público ya amortizó su entrada, todos estábamos esperando el momento de Dancing Anymore (aquí en nuestra previa tienes un manual de cómo bailarla). Y es que no sé si sería por la canción en sí, porque la tocaron al final y la gente ya iba borracha, o por la repentina quitada de camiseta que protagonizó la chica de buen ver que canta este tema en concreto, pero el caso es que la cosa se desmadró en ese preciso instante.

No me atrevo a decir que más de la mitad del concierto de Is Tropical se justifique con Dancing Anymore porque no soy tan valiente ni estoy tan loco, pero sí que es verdad que sin esta canción los shows de Is Tropical parece que se quedarían un poco cojos.

Por lo tanto mi resumen de lo sucedido el sábado en Ochoymedio Club es:

  1. A Is Tropical les gusta la cerveza tanto como a mí.
  2. Simon Milner es muy majete. Se quedó durante toda la noche en Ochoymedio y no negó ni un selfie grupal a todos aquellos que se lo pidieron.
  3. Y por último, pero no por ello menos importante... Si Dancing Anymore no existiera, habría que inventarla. (Y a la chica que la canta, también).
Marcos IñigoComment