DISEÑO | FOLLOW ME

Desde que soy pequeño he escuchado la frase, "Eh niño, que no somos de Fenosa", una y otra vez. Todos aquellos que lo habéis entendido a la primera os merecéis algo grande y bonito, o algo pequeño, da igual mientras te reconforte, tanto  o más que dejarte una luz encendida cuando vas a por el vaso de agua a las tantas de la mañana. Y es que es así, al ser humano nos gusta la luz, nos gusta sentir que comprendemos todo el entorno, que podemos verlo todo y que no existe ninguna sombra o ningún monstruo debajo de nuestra cama, y saber que lo máximo que puede salir por nuestro armario es Ricky Martin.

Pues para todos esos que necesitáis llevaros la luz allá a donde vais os presento la solución perfecta:  FollowMe.  Es una lámpara portátil y recargable con la que te podrás enfrentar a cualquier noche en la penumbra.

La propia Inma Bermúdez, su diseñadora, nos comenta que "por su carácter autónomo, pequeño formato y calidez es idónea tanto en interiores de vivienda como exterior. [...] También como sustituta de la luz de vela." 

Yo tengo que decir que el asa de roble invita a cogerla y pasearla. Y estoy seguro que más de alguna se lo llevaría de fiesta a un botellón en la Plaza de San Idelfonso (donde la luz, no me preguntéis por que, siempre escasea).

Incluye tecnología LED, con un dimmer regulador de intensidad y  con la batería incorporada, la cual dispone de entrada USB para su recarga. 

No me digáis que no apetece perderse por un bosque con ella... 

Murph